Bioestimulación

¿QUÉ ES LA BIOESTIMULACIÓN?

La bioestimulación es un procedimiento que se emplea en la medicina estética para ayudar a mejorar los resultados de regeneración de la piel.

La investigación científica está cada vez más comprometida con el uso de tejidos autólogos en diferentes campos de la medicina.

El plasma es un componente sanguíneo rico en plaquetas.

Si se concentran y activan adecuadamente en forma de geles, las plaquetas constituyen un tejido autólogo que estimula los procesos de regeneración tisular en los campos maxilofacial, ortopédico y oftalmológico, en el tratamiento de las úlceras cutáneas y, con resultados muy satisfactorios.

También en el campo de la medicina estética, con la técnica de la bioestimulación y la cirugía plástica.

El gel plaquetario es capaz de acelerar el crecimiento del tejido óseo, reducir la hemorragia postoperatoria, estimular la replicación de los fibroblastos de la piel y la cicatrización de heridas.

Una vez activados, los fibroblastos causan una mejora considerable en la calidad de la piel.

Esto se debe al hecho de que las plaquetas, cuando se activan en forma de geles, procesan, almacenan y liberan numerosos factores de crecimiento:

El PDGF (factor de crecimiento derivado de plaquetas), además de actuar como coordinador de otros factores de crecimiento, tiene una acción mitogénica y angiogenética, acelerando así la cicatrización de las úlceras crónicas.

TGF beta (transforming growth factor-beta) estimula los fibroblastos y osteoblastos mientras inhibe los osteoclastos.

IGF I y II (insulin like growth factor I y II) estimulan principalmente los osteoblastos.

El EGF (epidermal growth factor) estimula las células epiteliales y mesenquimales.

El FGFb (fibroblastosis), el más interesante en el campo de la medicina estética, estimula la migración de los fibroblastos y la síntesis de colágeno.

Cuando el gel plaquetario se inyecta en la dermis y la hipodermis, funciona como una matriz que actúa como estructura y reservorio de estos factores de crecimiento.

Y por lo tanto, además de tener un efecto de relleno en el momento de la inyección, estimula la producción progresiva de colágeno con la consiguiente mejora del aspecto de la piel.

El gel plaquetario autólogo, así como en la bioestimulación, es un valioso apoyo a la técnica del lipofilling, un método que ahora se utiliza con éxito desde hace años tanto para fines estéticos como reconstructivos.

Los factores de crecimiento, liberados por las plaquetas inyectadas en la dermis profunda y la hipodermis de la zona receptora (por ejemplo, la cara), pueden llevar a la diferenciación de las células mesenquimales adultas que están presentes en el tejido adiposo maduro y que luego se injertan junto con los adipocitos maduros.

El resultado de este fenómeno es un mejor efecto de relleno del tejido adiposo.

La bioestimulación se realiza en la cirugía, sin anestesia, mediante micro inyecciones con una aguja muy fina, el tratamiento dura unos 30 minutos y no deja ningún resultado excepto unos pequeños moretones que se resuelven en pocas horas.