Cavitación estética

¿Qué es la cavitación estética?


La cavitación estética o Lipoescultura Ultrasónica Externa, es un método que permite reducir el espesor de las áreas de acumulación de grasa.

Esto se realiza a través de ultrasonidos de baja frecuencia (40-200 KHz) que actúan selectivamente sobre el tejido adiposo.

Las máquinas más conocidas para cavitación estéticas son de las siguientes marcas, entre otras:

  • Med Contour®,
  • Ultrashape®,
  • Liposonix®,

Después de la Segunda Guerra Mundial, el ultrasonido se utilizó en varios campos de la medicina tanto con fines diagnósticos como terapéuticos.

El diagnóstico cardiológico (doppler, ecocardiografía) y el diagnóstico interno (ultrasonido) utilizan energía ultrasónica.

En el campo terapéutico, sin embargo, siguiendo el fenómeno de que una vez que la energía del ultrasonido es absorbida por el tejido se convierte en calor, el ultrasonido se utiliza por su notable efecto analgésico en pacientes con artrosis, artritis o espasmos musculares.

En el campo de la medicina estética, los ultrasonidos provocan la formación de microburbujas en el interior de los adipocitos que, al explotar, provocan la destrucción de las células grasas circundantes.

A este fenómeno físico se lo llama cavitación estética.

Los ultrasonidos transdérmicos tienen un efecto fundamentalmente lipolítico.

Pero también mejoran significativamente la circulación sanguínea y linfática, así como el tono y la elasticidad del tejido cutáneo.

También produce reducciones en el fenómeno de la “piel de naranja”.

Los haces ultrasónicos son muy selectivos y no dañan otros tejidos como el tejido conectivo, los nervios y los vasos sanguíneos.

El transductor (una pieza de mano redonda que convierte la energía eléctrica en energía de ultrasonido) se pasa varias veces por la zona afectada, en contacto directo con la piel.

¿Cómo se realiza la cavitación estética?


El tiempo de cada sesión, incluyendo la preparación, varía de una hora y media a 4 horas dependiendo del tamaño, características y número de áreas a tratar.

El paciente puede reportar una ligera sensación de calor durante el tratamiento.

Al final se puede observar la presencia de eritema y edema de la zona tratada, pero una reducción de la consistencia del panículo adiposo será inmediatamente visible.

El número de sesiones varía en función del resultado obtenido y de la satisfacción del paciente. Algunas veces se necesitan 3 ó 4 tratamientos en la misma área.

Las partes más tratadas son aquellas con adiposidad abdominal localizada, en glúteos, muslos y caderas.

La grasa en el abdomen generalmente responde mejor al tratamiento que en los muslos, donde la presencia de celulitis puede hacer que el área sea más difícil de tratar.

¿Quiénes no pueden someterse a la cavitación estética?


Las personas que sufren de alguna de las siguientes afecciones:

  • dislipidemia crónica
  • coagulación sanguínea grave
  • sistema inmunológico
  • trastornos conectivos y hepáticos

Tampoco pueden someterse a terapia externa de cavitación estética las personas bajo tratamiento crónico con medicamentos:

  • liposolubles
  • antiinflamatorios
  • anticancerígenos

No se pueden obtener resultados satisfactorios en pacientes con cicatrices profundas en la zona a tratar, personas con panículo adiposo de menos de 1,5 cm o con sobrepeso grave.

Las mujeres embarazadas y aquellas con marcapasos cardíacos también están excluidas.

¿Qué resultados se pueden esperar?

Los resultados estéticos que se pueden lograr con la cavitación estética son más modestos que los logrados con la liposucción clásica.

Sin embargo, esta limitación se ve compensada por muchas ventajas, como la ausencia de anestesia, la terapia previa y posterior al tratamiento y la convalecencia.