Lipofilling de Senos

¿QUÉ ES EL LIPOFILLING DE SENOS?

Resultado del lipofilling de mama

El lipofilling es un injerto de tejido autólogo que se realiza infiltrando grasa del propio paciente.

El tejido adiposo (grasa) se aspira en exceso mediante pequeñas cánulas conectadas a jeringas y se re inyecta al cabo de unos minutos en la zona a tratar.

Dado que en los injertos no se retiene ninguna conexión vascular con el sitio donante, el tejido transferido sólo puede sobrevivir en el nuevo sitio si está en contacto directo con otros tejidos bien vascularizados de los que se nutrirá por remojo o mediante la formación de nuevas conexiones vasculares.

Por lo tanto, la técnica de liporrelleno es adecuada para pequeñas correcciones por infiltración de pequeñas cantidades de grasa en tejidos bien vascularizados, y no para grandes cantidades de injertos, ya que en estos últimos casos existe el riesgo de que las células grasas inyectadas no entren en contacto con tejidos vascularizados y se enfrenten a necrosis e infección.

Para superar estos problemas, en 1998 el Dr. Sidney Coleman creó su propia técnica personal, conocida como “lipostructura”, que permite obtener los mismos resultados que el lipofilling superando sus límites.

El primer límite del lipofilling tradicional es que una gran cantidad de células grasas fueron dañadas por el procedimiento de aspiración y, una vez infiltradas, fueron incapaces de echar raíces y sobrevivir.

La lipoescultura, por otro lado, requiere que el tejido adiposo sea extraído con jeringas muy pequeñas, aspirado a baja presión y luego centrifugado para separar las células grasas vitales de las dañadas y sus subproductos.

De esta manera, sólo se infiltran células intactas, que pueden echar raíces en su nueva ubicación y sobrevivir.

El segundo límite, superado con éxito por la técnica de Coleman, está representado por la necesidad de poner todas las células infiltradas en contacto directo con tejidos bien vascularizados.

Para superar este problema, la estructura de la grasa requiere que la infiltración de grasa se lleve a cabo a través de varios túneles muy pequeños, en cada uno de los cuales se deposita una cantidad mínima (menos de 0,1 ml) de tejido adiposo.

La red de túneles en los que se infiltra la grasa crea así una “estructura” dispuesta en varias capas, de la que ha tomado su nombre este nuevo procedimiento.

Por lo tanto, la lipoescultura permite utilizar la grasa corporal como relleno permanente para corregir numerosos defectos.

Aunque todavía quedan algunas limitaciones debidas a la cantidad absoluta de grasa inyectable y a las características particulares de las diferentes zonas anatómicas a tratar.

UN POCO DE HISTORIA

La idea de utilizar grasa del mismo paciente como material de relleno fue utilizada por Neuber a finales del siglo XIX para tratar defectos faciales.

En 1910 Lexer publicó un artículo sobre el uso de la grasa en la cirugía plástica para aumentar el mentón y las regiones cigomáticas, y para rellenar las arrugas.

En 1950 Peer publicó un estudio que describía el comportamiento del tejido graso autólogo injertado en el mismo paciente para la corrección del perfil corporal.

Esta técnica, llamada “liporrelleno”, se extendió rápidamente pero tenía algunas limitaciones debido a la reabsorción parcial de la grasa inyectada y al corto tiempo necesario para su corrección, y estuvo sujeta a algunas complicaciones como necrosis e infecciones.

En 1998 Coleman propuso una nueva técnica, que denominó lipoescultura (lipofilling estructurado o lipoescultura) que permite superar los límites y evitar las complicaciones del lipofilling a través de una técnica especial de preparación e infiltración de tejido adiposo.

Entre los diversos estudios que se han realizado en el mundo científico sobre el lipofilling también en el Departamento de Cirugía Plástica Reconstructiva de la Universidad de Florencia dirigido por el Prof. Mario Dini y el Departamento de Patología y Oncología Experimental dirigido por el Prof.

Sergio Capaccioli fue investigado sobre un nuevo método para reducir el daño causado a las células grasas durante la purificación y así poner más tejido vital a disposición del cirujano.

La nueva técnica desarrollada por el Departamento de Cirugía Plástica Reconstructiva de la Universidad de Florencia dirigida por el Prof. Mario Dini en colaboración con el Departamento de Patología y Oncología Experimental dirigido por el Prof. Sergio Capaccioli, permite reducir el daño causado a las células grasas por el proceso de purificación y tener una mayor cantidad de tejido vital a infiltrar.

Esta técnica consiste en esparcir la grasa recogida en una gasa estéril de doble capa durante cinco minutos, para separar la capa grasa y la sangre del tejido adiposo.

Este método de filtración-absorción produce menos daño a las células adipocitarias que el método Coleman, lo que permite transferir una mayor cantidad de células viables al sitio receptor.

¿PARA QUIÉN ESTÁ INDICADO ESTE TRATAMIENTO?

La técnica de la lipoescultura está indicada para el rejuvenecimiento facial y de las manos, para modificar el perfil de ciertas zonas de la cara (pómulos, labios, surcos nasogénicos, mentón, mandíbula), para corregir la atrofia tisular localizada (como las resultantes de la inyección intramuscular de corticoesteroides) o la atrofia mayor de origen traumático o iatrogénico, y para eliminar los síntomas de atrofia.

La infiltración de grasa autóloga también se utiliza para aumentar o corregir el volumen del seno y para mejorar la consistencia y la estética del tejido mamario comprometido por eventos iatrogénicos (resultados de radioterapia, reconstrucción del seno con expansores o prótesis, etc.).

Las principales aplicaciones de la lipostructura en el seno son:

1) Mastoplásticos con aditivos pequeños

El uso del lipofilling y la lipostructura para aumentar el volumen de los senos ha sido debatido durante mucho tiempo debido a la posible formación de nódulos calcificados como resultado de la liponecrosis, que pueden crear imágenes ambiguas y simular u ocultar una lesión cancerosa a la mamografía.

Un estudio de Brown, Sargent y Coehn mostró que todos los procedimientos quirúrgicos en el seno causan nódulos y/o cambios mamográficos y que la diferenciación postoperatoria entre calcificaciones benignas y cáncer puede hacerse con una alta tasa de seguridad.

2) Corrección de deformidades del contorno de la ubre

Al final de la reconstrucción mamaria, tanto con tejido autólogo como mediante el uso de implantes, a menudo pueden quedar zonas con contornos irregulares, especialmente en la parte superior de la ubre.

Estas imperfecciones, al ser fácilmente visibles, pueden influir negativamente en la vida social del paciente. El trasplante de grasa es la opción ideal para corregir este tipo de manchas.

3) Reducción de la contractura capsular

La lipoescultura también se puede utilizar para corregir la contractura capsular.

En una contractura capsular de grado 3 ó 4, la liposucción, combinada con capsulotomía y el uso de una prótesis más pequeña, es una excelente alternativa a la reconstrucción mamaria con tejido autólogo.

4) Tratamiento del daño tisular causado por la radioterapia

Otra indicación importante del lipofilling y la lipoescultura es el tratamiento del daño inducido por la radioterapia: las células madre mesenquimales presentes en el tejido adiposo permiten la revascularización y, por lo tanto, la cicatrización de los tejidos dañados.

Varios estudios han demostrado que la fracción vascular y espinal del tejido adiposo contiene una rica reserva de células madre multipotentes, con inmunofenotipos y capacidades proangiogenéticas comparables a las células madre de la médula ósea, responsables de las mejoras clínicas observadas después de la transferencia del tejido adiposo a áreas isquémicas.

5) Corrección de las asimetrías mamarias

6) Corrección de defectos resultantes de la restauración de una dentadura postiza

7) Aumento del grosor de la piel de la región del seno para la reconstrucción del seno con prótesis

¿CÓMO SE REALIZA LA VISITA PREOPERATORIA?

Antes de la cirugía de lipofilling o liposucción, usted debe someterse a un examen exhaustivo durante el cual el cirujano examinará la ubicación y el alcance de las correcciones a realizar, así como la calidad y las características de los tejidos a implantar con el fin de identificar la técnica quirúrgica más adecuada para usted.

Durante el examen, el cirujano evaluará su estado de salud actual y anterior para asegurarse de que no haya complicaciones (como presión arterial alta, curación o problemas de coagulación) que puedan afectar el resultado final del procedimiento.

También se le darán instrucciones precisas sobre la dieta antes y después de la operación, y sobre la posibilidad de tomar medicamentos, alcohol y cigarrillos.

TÉCNICAS QUIRÚRGICAS

El lipofilling y la lipostructura se dividen en tres fases: la eliminación del tejido adiposo, su purificación por centrifugación o filtración-absorción y la reinserción en la zona a tratar.

El tejido graso se recoge bajo anestesia local con sedación o bajo anestesia general mediante microcánulas conectadas a pequeñas jeringas dotadas de un reservorio para la recogida de grasa y sus derivados (células madre, etc.).

La fase de purificación consiste en la separación por centrifugación o filtración-absorción de los elementos celulares (grasa, células madre, etc.) que el cirujano desea utilizar.

La intervención finaliza con la reinserción del preparado en la zona receptora mediante microaguja-tubo conectada a jeringas.

La duración de la intervención, que puede variar de 30 minutos a 2 horas, depende del tamaño de la zona a tratar y del tiempo técnico necesario para la purificación del tejido adiposo.

¿QUÉ TIPO DE ANESTESIA SE UTILIZA?

La operación de liposucción se realiza generalmente bajo anestesia general sin intubación (es decir, sólo con la ayuda de la máscara laríngea) y en un régimen de hospital de día.

El lipofilling también se puede realizar bajo anestesia local con sedación (esto significa que el paciente estará despierto, pero relajado e insensible al dolor).

Antes de la cirugía, el anestesista hará un cuidadoso examen preoperatorio y le prescribirá una lista de exámenes de rutina tales como

  • Electrocardiograma
  • Hemocromático
  • PT, PTT, Fibrinógeno
  • Electrolitos
  • Glucemia, azotemia, creatinemia
  • Serología (virus de la hepatitis B, C y VIH)

¿CÓMO ES EL POSTOPERATORIO?

Puede aparecer hinchazón y moretones alrededor de las áreas donante y receptora después de la cirugía y en los próximos días.

3-4 días después de la cirugía usted puede reanudar su trabajo si no se cansa excesivamente.

3 semanas después de la cirugía, usted reanudará gradualmente todas sus actividades normales, incluyendo las actividades deportivas.

 

Asimetría%20lipofilling%20frontal%20PRE – Mastoplastia

Primero

Asimetría%20lipofilling%20frontal%20POST – Mastoplastia

Después

 

Simulación

Asimetría%20lipofilling%20lateral%202%20PRE – Mastoplastia

Primero

Asimetría%20lipofilling%20lateral%202%20POST – astoplastia

Después

 

Simulación

Asimetría%20lipofilling%203_4%20PRE – Mastoplastia

Primero

Asimetría%20lipofilling%203_4%20POST – Mastoplastia

Después

 

Simulación

LIPOFILLING PECHO Y SUJETADOR – SISTEMA DE SUJETADORES

¿EN QUÉ CONSISTE EL SISTEMA BRAVA?

El Sistema Brava es un sujetador biomecánico diseñado por un cirujano plástico americano, el Prof. Roger K. Khouri, quien, al ejercer presión negativa sobre los senos, actúa como un expansor de senos externo.

Usar este dispositivo especial antes de la cirugía permite que los tejidos estén preparados para recibir células de grasa y usarlo en el postoperatorio mejora la raíz de la grasa injertada.

Combinando el sistema Brava con el lipofilling, es posible injertar más grasa que una simple operación de lipofilling y así obtener un mayor aumento de volumen y/o cambio de forma de la ubre para pacientes que desean someterse a una reconstrucción total de la mama pos mastectomía o a una mamoplastia estética aditiva sin el uso de prótesis, pero exclusivamente con tejido autólogo.

Este sistema de alta tecnología consiste en un sujetador en el que se introducen un par de copas semirrígidas que se colocan sobre la ubre, dotadas de un suave borde de silicona que permite mantener una presión negativa en su interior.

Cada carcasa está conectada a una bomba de aspiración alimentada por batería que, gracias a un microprocesador especial, permite obtener una presión negativa constante de 15-25 mmHg.

¿CÓMO FUNCIONA EL SISTEMA?

El sistema Brava debe ser usado antes y después de la cirugía. Dependiendo del protocolo utilizado, el tiempo de uso del sujetador puede variar de 10 horas al día a 24 horas, por un máximo de unos dos meses.

La presión negativa creada dentro de las copas significa que el tejido mamario está sujeto a una tensión tridimensional prolongada: en respuesta al estrés mecánico, el espacio para inyectar grasa aumenta, lo que permite aumentar la cantidad trasplantable de células grasas.

Además, se forma edema local y aumenta la vascularización, lo que mejora el crecimiento radicular de los adipocitos implantados de liporrelleno.

¿CUÁNTO TIEMPO SE DEBE USAR EL SUJETADOR?

Existen diferentes protocolos para el uso de Brava. Lo más común es usar el dispositivo 3 semanas antes del procedimiento: los primeros 17 días se deben usar 10 horas al día, los últimos 3 días antes del procedimiento de lipofilling de mama 24 horas al día. Después de la cirugía, el sistema Brava debe usarse 10 horas al día durante 45 días.

¿NECESITA MANTENIMIENTO EL DISPOSITIVO?

El Sistema Brava está diseñado para que la bomba no requiera mantenimiento. Es suficiente lavar el borde adhesivo de silicona de las copas con un jabón neutro después de cada uso y enjuagar y secar bien para minimizar posibles irritaciones de la piel.

¿ES SEGURO EL SISTEMA BRAVA?

Absolutamente sí. Este sistema, diseñado en 1999 por un cirujano plástico americano, el Prof. Roger K. Khouri, tiene seis patentes y fue estudiado durante siete años antes de ser puesto en el mercado.

Desde entonces, ha sido objeto de numerosos ensayos clínicos que han demostrado su seguridad y eficacia.

También ha sido aprobado por la FDA (Food and Drug Administration), la autoridad sanitaria americana, y ha sido certificado por ASAPS, la compañía americana de cirugía plástica.

¿QUÉ SON LOS “REGAZTOS”?

Es una técnica quirúrgica innovadora que, sin incisiones en la piel, a través de una aguja, permite estirar los tejidos para una mejor distribución de la grasa que se inyectará a través del lipofilling.

¿PARA QUIÉN ESTÁ INDICADO ESTE TRATAMIENTO EN COMBINACIÓN CON EL LIPOFILLING MAMARIO?

El uso del sistema Brava asociado al lipofilling mamario está indicado para las mujeres que lo deseen:

  • Aumentar el volumen de sus senos sin usar implantes mamarios
  • Modificar la forma de su seno
  • Someterse a una reconstrucción mamaria posterior a la mastectomía sin el uso de implantes de silicona
  • Para restaurar la forma y el volumen de un seno que ha sido dañado por el embarazo y la lactancia
  • Corregir una asimetría mamaria, es decir, mejorar una diferencia de volumen entre los dos senos

¿HAY LÍMITES DE EDAD PARA ESTE PROCEDIMIENTO?

No hay límites de edad para este tipo de procedimiento, pero es preferible esperar el desarrollo completo del seno, que generalmente ocurre alrededor de la mayoría de edad.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS Y COMPLICACIONES DE USAR EL SISTEMA BRAVA Y LIPOFILLING DE PECHO?

El sistema Brava es un dispositivo absolutamente seguro para la salud de la mujer. La mayoría de las mujeres que usaron este dispositivo, de acuerdo con las instrucciones dadas por el cirujano plástico, no se quejaron de ningún dolor o molestia en particular.

Puede aparecer un eritema o un ligero edema cutáneo durante el uso, que son efectos normales y desaparecerán aproximadamente una hora después del uso.

En algunos casos, se puede desarrollar una irritación leve de la piel.

En los casos muy raros en los que el uso del sistema Brava determina una erupción cutánea, es necesario suspender el tratamiento y consultar a su especialista en cirugía plástica.

Es importante reportar cualquier alergia a su cirujano ya que, aunque es muy raro, algunas mujeres pueden ser alérgicas a los materiales del dispositivo y por lo tanto desarrollar una dermatitis por contacto.

La aparición de prurito, hinchazón excesiva y flítor (ampollas) es un signo de posible alergia a los componentes del sistema.

Para minimizar el riesgo de irritación de la piel, es aconsejable aplicar una película protectora de la piel (por ejemplo, la película de barrera Cavilon Spray), que entrará en contacto con el borde de silicona de las copas, y una loción hidratante calmante no grasa al final de cada aplicación para mantener la piel bien hidratada.

El lipofilling de mama es un procedimiento relativamente simple, seguro, micro-invasivo y fácilmente repetible en caso de reabsorción parcial de la grasa injertada.

Numerosos estudios, realizados por los centros de Cirugía Plástica más prestigiosos del mundo y publicados en las más prestigiosas revistas internacionales de Cirugía Plástica, han demostrado que la intervención de liposucción mamaria no provoca un retraso diagnóstico del cáncer de mama, ya que un radiólogo experto puede distinguir entre las calcificaciones relacionadas con el cáncer y las debidas a la liposucción liponecrosis.

El lipofilling mamario sigue siendo una intervención quirúrgica en la que las raras complicaciones (hemorragias, infecciones) sólo pueden resolverse fácilmente si la intervención es realizada por un especialista en cirugía plástica dentro de estructuras debidamente autorizadas.

Para reducir estos riesgos es muy importante seguir los consejos e instrucciones dadas por el cirujano antes y después de la operación.

¿QUÉ OTRAS OPERACIONES SE PUEDEN REALIZAR JUNTO CON EL LIPOFILLING DE MAMA?

El lipofilling de mamas puede realizarse solo o en combinación con otras cirugías plásticas estéticas (blefaroplastia, rinoplastia, lipofilling facial, etc.) o cirugía reconstructiva (mastoplastia de adaptación reductiva, mastoplastia de adaptación, etc.).

¿CÓMO SE REALIZA LA VISITA PREOPERATORIA?

Durante el examen, el cirujano plástico realiza una historia clínica precisa para evaluar el estilo de vida y las posibles patologías y un examen clínico durante el cual se identifican las zonas de la ubre a tratar, su extensión y la cantidad de tejido adiposo a infiltrar.

La planificación de la intervención se completa con la elaboración de un diseño preoperatorio preciso de las áreas involucradas.

Antes de la cirugía, el paciente recibe instrucciones específicas sobre nutrición pre y postoperatoria, medicación, alcohol y cigarrillos.

¿QUÉ TIPO DE ANESTESIA SE UTILIZA?

El lipofilling mamario puede realizarse bajo anestesia local con sedación (es decir, estará despierta pero relajada e insensible al dolor), bajo hospital de día o bajo anestesia general con una o dos noches de hospitalización.

¿SON VISIBLES LAS CICATRICES?

Las incisiones muy pequeñas, unos pocos milímetros en los sitios de muestreo, se realizan en áreas bien ocultas, por lo que las cicatrices en la práctica clínica son sustancialmente invisibles. No hay cicatrices en la ubre, ya que el lipofilling se realiza mediante un micronuleo sin ninguna incisión.

¿CUÁNTO TIEMPO DURA LA INTERVENCIÓN?

La duración de una operación de lipofilling de mama suele ser de entre sesenta minutos y dos horas, dependiendo de la cantidad de grasa que se vaya a implantar en la ubre. La operación no es dolorosa.

El procedimiento quirúrgico termina con un vendaje elástico-compresivo para reducir cualquier hematoma o edema en el postoperatorio inmediato.

¿CÓMO ES EL POSTOPERATORIO?

En el postoperatorio se proporciona el uso de una manga de compresión, para reducir cualquier moretón o hinchazón, que generalmente se mantiene durante tres semanas después de la cirugía.

También en el área postoperatoria puede haber un ligero dolor en las áreas tratadas, que puede ser controlado con analgésicos comunes.

El retorno a las actividades normales es gradual, en unas pocas semanas.

El resultado, que ya es apreciable después de las tres primeras semanas, se alcanzará definitivamente unos seis meses después de la operación.

¿QUÉ TIPO DE RESULTADO PUEDE OBTENERSE?

El resultado que se puede obtener de la intervención de lipofilling de la mama en asociación con el sistema Brava es generalmente muy satisfactorio, duradero y, tras una reabsorción parcial de la grasa inyectada, variable de individual a individual, permanente.

La reabsorción parcial es el único límite de esta intervención, que puede repetirse para mejorar el resultado después de unos seis meses desde la primera intervención.

LIPOFILLING DE SENOS – PREGNTAS FRECUENTES

P. ¿Tengo que dar mi consentimiento para la cirugía?

R. Sí, antes de someterse a un lipofilling de senos, la paciente debe dar su consentimiento informado para la cirugía.